30.4.10

La inocencia del peque de la familia...


Cuando empezé este viaje, mi sobrino, Roc, tenía poco menos de 2 años, cuando hablábamos de que tendríamos un hijo, me tocaba la barriga.
Empecé a buscar cuentos que ilustraran la llegada de su primito, para que poco a poco pudiese ir entendiendo como sería la llegada de nuestro hijo. En seguida me dí cuenta de que lo que le quedaba muy claro es que nuestro hijo/a será negro, pero continuaba tocándome la barriga cada vez que hablabamos de él.

El próximo septiembre nacerá un nuevo miembro de la família, una niña, que si que saldrá de la barriga. Será la primita tanto de Roc como de mi hijo/a, Roc le habla y escucha la barriga para ver si la oye.
Hace un mes, estábamos toda la família a punto de empezar a comer, hablabamos de la niña y de como le está creciendo la barriga ya a mi prima cuando de repente, Roc se gira y me pregunta: "y tu hijo ya ha nacido?"

Los sentimientos se juntaron de golpe... no supe que contestarle excepto que no lo sé.... la respuesta le debió parecer correcta porque continuó jugando. Supongo que tarde o temprano volverá con el tema...
Me hizo mucha ilusión ver que sí, que ahora ya si que lo tiene claro!
.

6 comentarios:

Kinshasa dijo...

Si es que estos locos bajitos entienden mas de lo que parece!
Un besote

Teresa

mar dijo...

Si ellos lo entienden perfectamente: se lo explicas una vez y ya está.
Con los mayores es más difícil...

Nu dijo...

Si es que los niños son más listos...:) Estoy con Mar. A los mayores les cuesta más...

Buen finde, Laura.

Mariajo dijo...

Debe ser difícil para un niño tan pequeño entender toda esta historia!! :-) Justo cuando acaba de aprender que los niños salen de la panxa, vas tú y le dices que el tuyo no!! jeje...
Un abrazo,
Mariajo

emma dijo...

Son tremendos! También tengo una sobrina, de 3 años, pero se lo explicaremos cuando estemos a punto de viajar,porque es muy impaciente y su concepto del tiempo es "YA".

VERO Y PINE dijo...

Si es verdad que el cúmulo de emociones se produce cada vez que se toca el tiempo y más cuando ni nosotros mismos sabemos si nuestros hijos ya habrán nacido y qué estarán haciendo y en qué momentos. Es tan deifícil de explicar, menos mal que los niños lo cogen todo muy bien.
Yo tengo una sobrina de 6 años y el año pasado con 5 le empezamos a explicar también. A contarle que viajaríamos a buscarle y que sería de un color distinto, que sería como un bombomcito que nos lo comeríamos a besos y ahora es una de sus frases más repetidas, VOY A TENER UN PRIMITO QUE ME LO VOY A COMER PORQUE VA A SER UN BOMBOMCITO DE CHOCOLATE. jjjj si es que tienes que reirte con ellos.