30.3.09

Accidente mortal en campo de fútbol de Abidjan

Fuente: El periódico

Lo que había empezado como una gran fiesta del fútbol terminó en tragedia después de que 19 aficionados que presenciaban la goleada de Costa de Marfil a Malaui (5-0), del grupo E de clasificación para el Mundial 2010, fallecieran al ceder un muro del estadio Felix Houphouet Boigny de Abiyán. Después de que se produjeran las primeras caídas, la policía habría tratado de dispersar a la masa haciendo uso de gases lacrimógenos, provocando que el pánico se disparara y se produjeran más muertes y numerosos heridos que, al cierre de esta edición, ascendían a 132.
El ministro de Deportes, Dagobert Bandio, relató que el origen de la catástrofe estuvo en la avalancha provocado por una multitud de personas que quería entrar en el estadio. El recinto, que acogió la final de la Copa de África de 1984 y que fue remozado 1998, tenía una capacidad para 45.000 espectadores, aunque algunas fuentes apuntaron que unos 50.000 se habrían hacinado en él para poder ver las evoluciones de Drogba y compañía.

VERSIONES CONTRADICTORIAS
Fuentes de los servicios médicos, que atendieron a las víctimas en el césped, negaron la versión del ministro al asegurar que la avalancha se produjo al ceder un muro del campo. La reacción de la policía al usar gases lacrimógenos para dispersar el tumulto agravó la situación. Además de los 19 muertos, habría un mínimo de 132 heridos que tuvieron que ser trasladados a centros hospitalarios. Bondio afirmó que se había abierto una investigación para determinar las causas del siniestro.
Pese a la magnitud de la catástrofe, el partido se acabó disputando con Drogba como gran estrella. El delantero del Chelsea marcó por partida doble en su regreso a la selección tras perderse los últimos seis compromisos por problemas en la rodilla en la rodilla. El sevillista Romaric, Salomon Kalou y Bakari Koné completaron la goleada.

TOURÉ, EN BARCELONA
El azulgrana Touré Yaya no vivió la luctuosa jornada. El centrocampista regresó el sábado a Barcelona después de que los médicos de la selección marfileña confirmaran la lesión en el abductor de la pierna derecha que se produjo durante el último partido de Liga contra el Málaga.
Su hermano Kolo Touré sí que disputó el encuentro y sintió muy de cerca el drama que ha conmocionado a la sociedad marfileña, en particular, y a la africana, en general, y que pone una vez más en entredicho la calidad de las instalaciones deportivas en el continente. De hecho, muchas voces siguen cuestionando que Suráfrica organice el Mundial del próximo año.

TRISTES PRECEDENTES
No es la primera vez que se produce una tragedia de estas características en un estadio de fútbol africano. El 9 de mayo del 2001, 124 aficionados murieron en el estadio de Accra durante la disputa de un partido de la liga nacional ghanesa. Después de que la policía intentara reprimir con gases lacrimógenos los disturbios que se habían producido entre seguidores de ambos equipos, se produjo una estampida de fatales consecuencias.
Ese mismo año, una avalancha durante el choque entre el Jefes Kaizer y los Orlando Pirates acabó con la vida de 43 personas en el estadio Ellis Park de Johanesburgo, la mayor tragedia en la historia deportiva de Suráfrica.
Hace poco menos de tres años, una avalancha también causó la muerte de 12 personas y 46 heridos en un Zambia-República del Congo, clasificatorio para el Mundial del 2008, en el estadio de Konkola.

2 comentarios:

mar dijo...

Cuando leí esa noticia tan trágica me acordé un montón de tí. Ahora hay países que me recuerdan a personas.

Fátima. Mamá adoptiva en Costa de Marfil dijo...

Es una desgracia pero no me sorprende que ocurran cosas así porque las instalaciones deportivas no están preparadas y no existe ningún control. Una pena esta tragedia.
Bicos
Fátima